24 septiembre 2006

Los símbolos en la construcción nacional española: la bandera.


"Puede incluso hablarse de precocidad, pues "bandera nacional" fue el término que figura en el decreto por el que Carlos III dispuso la utilización, por parte de la marina de guerra, de una enseña rectangular, apaisada, compuesta por tres franjas horizontales, rojas en los extremos y amarilla, de doble anchura, en el centro [...]
Una bandera es, desde luego, lo primero que diseña todo el que concibe un proyecto nacional[...]En la guerra napoleónica proliferaron los estandartes y banderas, diferentes según los regimientos, pero la bicolor de Carlos III fue adquiriendo peeminencia, precisamente porque Cádiz, como plaza marítima, la convirtió en un símbolo de la resistencia contra los franceses. De ahí pasó a ser la enseña liberal, adoptada por la Milicia Nacional, con lo que Fernando VII evitó difundirla, aunque respetara su uso marítimo. Durante la primera Guerra Carlista fue enarbolada por el ejército cristino y al poco de terminada esta contienda, en 1843, se promulgó una ley que extendió su uso a todo el ejército de tierra. No significaba eso, aunque también se escriba con frecuencia, que hubiera ya bandera nacional, porque su valor seguía siendo militar y a nadie se le ocurrió coronar con ella los ministerios o edificios públicos de carácter civil [...] pero la guerra marroquí de 1860 vio entusiasmarse al país detrás de aquellos colores; y en 1868, por fin, los revolucionarios que derrocaron a aquella reina la usaron ya decididamente como bandera nacional. Era algo tarde. Se oponían a ella, desde luego los carlistas, que seguían fieles a la blanca con la cruz de Borgoña, pero también la Academia de la Historia, en cuyo nombre elaboró Cánovas un informe desmintiendo, con buen sentido histórico, la antigüedad y el carácter nacional de tal símbolo. Incluso la izquierda había cambiado sus preferencias con el paso del tiempo y los demócratas no se conformaban ya con las franjas roja y amarilla, sino que añadían una morada, derivada de la conocida mitificación liberal de los Comuneros castellanos[...] Hasta 1908 no se dispuso oficialmente que la bandera ondeara en todos los edificios públicos, y hasta 1927 no se ordenó que la enarbolaran también todos los buques mercantes. No hará falta recordar que la IIª República habría de volver a añadir la franja morada y el franquismo a eliminarla de nuevo. Sólo a partir de 1977, quizás desde aquella memorable aparición de Santigo Carrillo al frente de la plana mayor de un Partido Comunista recién legalizado, arropados todos por la bandera roja y gualda, ha ido siendo ésta aceptada como símbolo común por parte de quienes se consideran españoles".
José Álvarez Junco Máter dolorosa

3 Comments:

At 5:54 p. m., Anonymous Anónimo said...

Cuál es la conclusión?

 
At 1:04 p. m., Anonymous Anónimo said...

Pese al mito popular, la cruz de Borgoña no fue en emblema propio del carlismo hasta más o menos 1935, y hasta la guerra de 1936 no creo que mucha gente se enterase de ello. En la guerra de 1872 los carlistas emplearon sobre todo la roja y amarilla, con cierta manga ancha a la hora de elegir el símbolo de la faja amarilla central, por ejemplo un sagrado corazón. El aspa roja de Borgoña era reglamentaria en muchas enseñas militares del bando liberal, p.ej. las rojigualdas regimentales del modelo de diciembre de 1843. Los del pretendiente carlista Carlos VII nunca ondearon la enseña blanca con el aspa ecotada roja que les atribuye el mito popular. Se da la paradoja de que la roja y amarilla es la actual bandera de España porque así lo exigieron los carlistas en 1936. A los militares golpistas les daba igual la tricolor que la bicolor, pero necesitaban el apoyo del Requeté para su sublevación. Alguien podrá alegar que en la guerra de 1833 los carlistas usaron el aspa roja ecotada. Es posible -los ejemplos que se dan me parecen dudosos-, pero se trataba de adaptaciones carlistas de las banderas batallonas del Ejército de la época, una de las enseñas reglamentarias que portaban las tropas regulares cristinas...contra los carlistas.

 
At 2:27 p. m., Anonymous Anónimo said...

La roja y amarilla aprobada en 1820 para la Milicia Nacional tenía las 3 franjas de igual anchura. Ese dato se suele ocultar interesadamente.

 

Publicar un comentario

<< Home